Jeep Compass 2017 – Mi primera experiencia off-road

Trabajo es trabajo, ¿no? Pero que mejor que hacer lo que a uno le apasiona. Entre las ...
02/08/2017


Trabajo es trabajo, ¿no? Pero que mejor que hacer lo que a uno le apasiona. Entre las cosas que a mi me apasionan están los autos.

 

A pesar de que he tenido la posibilidad de probar numerosos y variados autos, ya sean sedan, coupés, convertibles, camionetas y “super camionetas”, nunca había tenido la oportunidad de vivir una experiencia off road. Siempre la veía en algún video de YouTube o uno de esos simulacros montados en ferias de autos. Pero si uno lo quiere, todo llega en la vida; y esa oportunidad llegó en febrero de 2017, casi como regalo de cumpleaños (¡y qué buen regalo! ), manejando la nueva Jeep Compass 2017.

 

La aventura comienza tomándome un avión a San Antonio, Texas, donde el equipo de Jeep preparaba mi próxima aventura: prueba en la naturaleza del nuevo modelo Compass. Me reciben en el aeropuerto y me llevan al Emma Hotel, lugar con mucha historia al igual que Jeep y todos sus modelos. Primera noche conozco al equipo con quien compartiré las próxima 24 horas, trato de averiguar detalles de lo que nos espera, pero sólo me anticipan que será muy divertido.

 

 

 

Mañana siguiente, luego del desayuno nos trasladamos a un warehouse donde nos reciben en fila los distintos modelos de Compass 2017 en una atractiva variedad de colores. Primera impresión: hermana menor de la Gran Cherokee (empezamos bien porque me encanta ese modelo). Allí el equipo de Jeep nos pone de frente a la nueva SUV que fue presentada mundialmente en Brasil e inmediatamente después en el Salón de los Angeles 2016. La “más capaz dentro de su categoría”, con versiones Sport, Latitud, Limited y TrailHawk, potencia, diseño inspirado en la aleta de un tiburón y que será fabricado en cuatro países (India, Brasil, China y México). Finalizada la introducción, me subo a una versión Sport color roja junto con mi compañero Javier Mota, toda una celebridad por estos lares.

Emprendemos el camino hacia un rancho en las afueras de San Antonio. En casi dos horas de viaje hacia destino final, tuve la oportunidad de sentir la Compass en velocidad y la verdad que tiene un andar cómodo, liviano, fluído y seguro (por lo menos esa es la sensación que me transmitió). A mitad de trayecto nos cruzamos con distintas pruebas, entre ellas el vadeo de ríos o arroyos levemente desbordados. Desafiando mia miedoa, y sin titubear, la Compass lo cruzó con total adhesión al suelo. Continuamos camino al rancho, disfrutando del interior del auto, sobre todo el techo corredizo, (¡me encanta que los autos tengan quemacocos!).

 

Todos a repostar

Llegamos, comemos algo y me pongo a ver la parte final de la prueba Debo confesar que me generó ciertos nervios y ansiedad ver como la Compass baja la última pendiente del trayecto y atraviesa la prueba de rocas, dejando ruedas levitando…Algunos colegas se acercan viendo mi cara de niño con juguete nuevo y me preguntan si me voy a animar…con risas nerviosas les respondo que estoy tomando valor, sobre todo para esa última bajada.

 

 

 

Finalmente, mi turno. Me subo a la versión TrailHawk, color azul. Esta versión viene con 5 modos de manejo: automático, nieve, arena, fango y rocoso. Primeras subidas y pasadas vienen fáciles…hasta la primera bajada: ¡NO SE VE NA-DA de lo que hay abajo! A lo largo de todo el trayecto el equipo de Jeep presente explicando cómo encarar cada prueba, así que eso lo hizo mucho más fácil. Pendiente de 35º, 45º… últimas indicaciones: frena y suelta levemente, mi compañero abajo te indicará. La camioneta se empieza a deslizar, manteniendo el control del camino en todo momento. Sigo avanzando…fango, baches y más fango. Lo paso, en medio de risas y ansiedad por lo que sigue…¡esto es muy divertido! Ya estoy pensando en la segunda vuelta.

 

Prueba final…esa que les comentaba al principio. Llego al punto donde te dan indicaciones, trato de convencer al guía de Jeep para que me acompañe, pero no tengo éxito, y afronto la realidad de que tengo que bajar la pendiente y pasar ese terreno rocoso yo sola con mi compañera, la TrailHawk. Bajo, al igual que en todas las pruebas previas, la Compass responde dándome total seguridad del camino. Llego al parte de rocas, acelero, freno, vuelvo a acelerar suavemente y la camioneta se desliza como si estuviese patinando sobre hielo…Última subida y estoy de nuevo en el punto de partida, riéndome, disfrutando de la experiencia y con ganas de dar otra vuelta…simplemente una divertida y maravillosa experiencia.

Puedes encontrar la versión más accesible, Sport 4×2, por $20,995 USD, pero debo confesar que me gustaría ahorrar para tener la Limited 4×4, versión más equipada, por $28,995 USD.

 

 

 

Gracias @Jeep por la experiencia y por invitarme a conocer un mundo nuevo dentro de los autos.

 

Si quieren ver más sobre las pruebas los invito a entrar al canal de YouTube de Que Auto Compro, (ver video)

 

¡Nos vemos en la próxima prueba!