Seguridad vial: la velocidad

Recuerden respetar los límites de velocidad

09/10/2014

Javier Fueyo

En este texto trataré de mostrarles que los autos gigantes y con mucho metal de antaño no eran más seguros y que los del presente que literalmente se destruyen en un choque, no son tan inseguros como se pensaría para sus ocupantes.

 

Nos olvidaremos de fórmulas para dar paso a hechos cotidianos o un accidente simple como por ejemplo un alcance por atrás en un día de tránsito normal. En primer lugar el cuerpo humano no está hecho para ir a grandes velocidades, por ejemplo tenemos al medallista olímpico Usain Bolt que logró por un momento una velocidad máxima de 27.79 mph y fue catalogado prácticamente como sobrenatural.

 

Pero esa velocidad puede ser fácilmente alcanzada por una persona común y corriente en una bicicleta o doblarla en un sencillo scooter, por lo que tenemos que contar con la protección indicada principalmente para la cabeza y claro que ayudan elementos externos como los controles electrónicos o bolsas de aire.

 

Los autos de antes eran prácticamente de puro acero, lo que les daba mucha robustez en la marcha y en un eventual choque apenas si se rayaba, pero esa estructura transfería el impacto hacia el interior causando una desaceleración que podía ser mortal ya que nuestro cuerpo (si no se tenía el cinturón de seguridad puesto) rebotaba contra el volante y posteriormente contra los elementos del auto como tablero, techo o palanca.

 

Esa disipación de energía en un choque ha sido todo un logro en los autos actuales ya que el chasis y carrocería se deforman de manera programada en un impacto y si bien los autos pueden literalmente desbaratarse, el habitáculo del piloto puede mantenerse casi intacto reduciendo las lesiones y si a esto se le suman bolsas de aire el resultado será más fortuito para los ocupantes.

 

Aunque por otra parte la mecánica y física de un accidente son muy complicadas de predecir y esto se puede ver en las pruebas de seguridad de la EuroNCAP que por mucho tiempo tenía choques controlados de una sola forma por lo que las empresas trabajaron sobre esos golpes pero al cambiar los impactos ligeramente casi todos reprobaron y esto pasa en el día a día ya que un choque puede ser de muchas maneras y en ángulos no siempre ortodoxos.

 

En Norteamérica contamos con el organismo regulador NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) quienes también cuentan con pruebas de impactos y educación vial, aunque en el presente se encuentran siendo evaluados debido al problema que existe con el módulo de encendido de Chevrolet.

 

Hemos visto muchas veces accidentes donde los autos se deshacen y el usuario sale por su propio pie con algunos raspones y por otra parte personas que se tropiezan caminando y se rompen algo, en esto interviene el mal ángulo de caída, golpe y en el caso de los autos la velocidad.

 

Por ello y aunque suene cansado y repetitivo debemos medir la velocidad a la que circulemos, un cuerpo de determinada masa incrementará su inercia con la velocidad y el peso también se multiplicará. Los autos del presente ya ofrecen muchos sistemas de seguridad que seguro salvan vidas pero existe algo contra lo que no puede y es la fría física.

Relacionadas

Un superdeportivo de 622 caballos de fuerza que acelera de 0-60 mph en 3.5 segundos.

Hace 9 años

La nueva Mexican 500 se realizará en Mexicali, Ensenada y San Felipe a finales de septiembre.

Hace 9 años

La Fórmula 1 corre en Alemania rodeada de escepticismo hacia Pirelli, quien asegura dará buenos productos para que no pase lo de Silverstone.

Hace 9 años

Han renovado su contrato por 5 años más.

Hace 9 años