Opinión sobre la alianza Ford/Volkswagen

Por Joaquín Ruhi.   En un mundo automovilístico que consume capital a un paso vertiginoso, sobre todo ...
15/01/2019


Por Joaquín Ruhi.

 

En un mundo automovilístico que consume capital a un paso vertiginoso, sobre todo hoy en día con el desarrollo de vehículos eléctricos y autónomos y nuevas pero muy inciertas e hipotéticas fuentes de ingreso, las alianzas entre empresas que mas bién se considerarían archirivales son un mal necesario. El difunto líder de la Fiat Chrysler, Sergio Marchionne fué quien quizás mejor expresó esto en su famosa diatriba Confessions of a Capital Junkie (Confesiones de un adicto al capital). Esto fué criticado como un intento transparente de conseguir un aliado adicional para su empresa italoamericana, pero, en su premisa básica, Marchionne tiene toda la razón.

 

Sin embargo, son pocas las alianzas automovilísticas que han sido un ejemplo de paz y harmonía. Este autor recuerda como primera alianza que acabó en divorcio aquella entre Citroën y Maserati, que solo duró de 1968 a 1975. En la actualidad, muchos consideran la fallida DaimlerChrysler (que terminó tras casi una década) como un desastre total. Hasta la alianza que por mucho tiempo fue considerada como bién llevada, la Renault-Nissan, al entrar su segunda década amenaza con desvanecerse en medio de alegaciones de crímenes financieros, recriminaciones, acusaciones de “golpe de estado” y giros cada vez más novelescos.

 

 

Pese a eso, permanecen las necesidades de ahorrar capital y colaborar. Ante ello, el Detroit Auto Show 2019 nos trae el anuncio oficial de una nueva alianza entre Ford y Volkswagen. Para muchos latinoamericanos, esto traerá una sensación de déjà vu, ya que ambos fabricantes colaboraron estrechamente en Brasil y Argentina entre 1987 y 1995, bajo la sigla de AutoLatina. 

 

En su nueva colaboración, la alianza Ford-Volkswagen se enfocará primariamente en vehículos comerciales. En términos prácticos, se habla de vans Volkswagen de tamaño mediano derivados del Ford Transit Custom (modelo intermedio entre el Transit Connect y los Transit grandes) y de vans pequeños para uso urbano, posiblemente derivados del Volkswagen Caddy o de un diseño nuevo como colaboración entre ambas compañías. De mayor relevancia para las Américas, se habla que la sucesora de la camioneta pickup Volkswagen Amarok (que ya lleva casi una década de fabricación argentina) serîa derivada del Ford Ranger. De momento, esta sería destinada solo a Sudamérica, África y Europa, pero la puerta queda entreabierta para su posible venta en Norteamérica en un futuro más lejano.

 

 

Más alla de eso, se comentan posibles colaboraciones futuras entre Volkswagen y Ford en materia de vehículos autónomos y eléctricos. No nos sorprendería que la recién anunciada (también en el Detroit Auto Show 2019) fábrica de autos eléctricos Volkswagen en Chattanooga, Tennessee también llegase a fabricar vehículos Ford. 

 

¿Cómo marchará la cosa con esta alianza? Es de notarse que no va a haber intercambio de acciones financieras entre ambas compañías. En ese sentido, se asemeja a la colaboración entre BMW y Toyota, cuyos frutos más visibles son la resurrección de los deportivos Z4 y Supra. Pero, como todo, el tiempo dirá en qué terminará esta relación Ford-Volkswagen.

 

Por Joaquín Ruhi.

Relacionadas

Un superdeportivo de 622 caballos de fuerza que acelera de 0-60 mph en 3.5 segundos.

Hace 6 años

La nueva Mexican 500 se realizará en Mexicali, Ensenada y San Felipe a finales de septiembre.

Hace 6 años

La Fórmula 1 corre en Alemania rodeada de escepticismo hacia Pirelli, quien asegura dará buenos productos para que no pase lo de Silverstone.

Hace 6 años

Han renovado su contrato por 5 años más.

Hace 6 años